top of page

En África más de 80 millones de personas recurren a medidas desesperadas para alimentarse

FAO Initiative on Soaring Food Prices (ISFP)

En África Oriental, siete países sufren inseguridad alimentaria, y por tanto malnutrición. Al momento son más de 80 millones de personas quienes abandonan su hogar para poder alimentarse a si mismos y a sus familias.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), está intensificando sus operaciones en África Oriental en un momento donde más de 80 millones de personas sufren inseguridad alimentaria y recurren a medidas desesperadas para alimentarse a si mismos y a sus familias.

Por la desesperación, la población opta en muchas ocasiones por abandonar su hogar en busca de alimentos, perdiendo acceso a los servicios sanitarios y corriendo más riesgo de sufrir por brotes de enfermedades.

El problema se agrava en niñas y niños, quienes sufren por malnutrición, encontrándose en la tasa de desnutrición aguda elevada. Con ellos, se incrementan en la región las necesidades de atención a la salud.

Ante la problemática, la OMS señala que se está centrando en garantizar que las poblaciones afectadas puedan acceder a los servicios de salud escenciales, tratar a los niños con malnutrición grave, así como de detectar y actuar en cuanto a los brotes de enfermedades infecciosas.

Los problemas se intensifican:

Foto de Git Stephen Gitau

Son siete los países afectados; Djibouti, Etiopía, Kenya, Somalia, Sudán, Sudán del Sur y Uganda. Acorde a la Unicef, la situación es especialmente preocupante en Etiopía, Kenya y Somalia donde según estimaciones, hay siete millones de niños desnutridos, y de ellos, 1.7 millones de forma grave.

El problema varía según el país, en Uganda, se concentra en la región nororiental, mientras que en Sudán del Sur, más del 60% de la población pasa hambre. Por otro lado, en los siete países se enfrentan a brotes de sarampión y cólera.

Del total de países, cuatro (Somalia, Sudán, Sudán del Sur y Uganda) se enfrentan a brotes de meningitis meningocócica, una infección bacteriana grave y potencialmente mortal, mientras que en los siete países, sufren de paludismo. Este afecta de forma desproporcionada a los niños de menos de cinco años, ya que el 80% de las defunciones ocurren por esta enfermedad.

A pesar de la situación, la OMS señala esperanza, ya que se está estableciendo un centro de Nairob, donde se estarán encargando de coordinar la entrega de medicamentos, fármacos y equipos necesarios para tratar a los niños gravemente desnutridos, y establecer servicios de vigilancia que permitan detectar brotes de enfermedades. Algo que podría salvar vidas donde más se necesita.

1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page