top of page

Psicópatas desde la infancia: el cerebro de los sociópatas o psicópatas

¿Sabías que los llamados sociópatas o psicópatas muestran diferencias con los cerebros de la población en general?

Diversos estudios revelan que hay diferencias que indican que existe una maduración acelerada durante la infancia la cual, podría causar un sufrimiento emocional intenso. El psiquiatra del Parc Taulí Narcís Cardoner, menciona que se habla de evidencia científica, de una revisión de unos 400 artículos científicos de todo el mundo en el que se había utilizado la resonancia magnética para comparar los cerebros de alrededor de 2,000 personas con psicopatía y que estaban en la cárcel.

“La parte emocional de nuestro cerebro suele madurar más tarde, durante la adolescencia. Al acelerar la maduración, se salta esta parte y hay estructuras del cerebro que no tienen un desarrollo óptimo”, explica Cardoner.

Los científicos lo tienen claro, el cerebro de los psicópatas es diferente al de la población, desde un punto de vista estructural como biológico. Un grupo de científicos del Instituto de Psiquiatría del Kings College de Londres ha comprobado que el cerebro de los psicópatas muestra menor actividad eléctrica en ciertas áreas cerebrales, aquellas que se encargan de evaluar las emociones a las expresiones faciales.

Lo más interesante es que los psicópatas llevan a cabo acciones que les proporciona satisfacción, esto hace que interactúen con otras personas como si no fueran seres humanos y solo objetos, es decir, no toman en cuenta los daños a sus terceros y los peligros que derivan de sus acciones.

En resumen, un número considerable de estudios científicos e investigaciones revelan que en efecto, la psicopatología surge debido a una estructura en el cerebro deficiente, a su pronta maduración y una diferenciación afectiva poco desarrollada.

De acuerdo a el libro “Comportamiento criminal”, la psicopatía es un trastorno devastador, definido por la falta de afecto, características interpersonales y conductuales que incluyen egocentrismo, impulsividad, irresponsabilidad, emocionalidad poco profunda, pérdida de la culpa, pérdida de la empatía y el remordimiento, mentiras patológicas, manipulación y la persistente violación de las normas sociales.

0 visualizaciones0 comentarios
bottom of page